domingo, enero 18, 2009

"If you want me I'll be there: a boy to deal with all your problems

But part of the deal
is for you to feel something"

Cuatro hombres en mi vida me han amado de manera absoluta e incondicional: uno está muerto, el otro está lejos, el otro está por irse, y el último un buen día decidió que ya estaba bueno de aguantar mis pendejadas y quiso a alguien más. Lo que ya no les platiqué, es que la vieja un mes antes le botó el anillo, las ilusiones y las ganas de tener una casa, dos hijos pecosos, y un labrador.

Eso fue por ahí de noviembre, creo. Ayer fui a su cumpleaños, también estaba el que me dice mi chica cocodrilo (por aquello de que me gusta morder), me reí mucho, sobre todo recordando anécdotas de cuando éramos estudiantes desobligados, que supongo es lo que haces cuando ves a esos amigos que adoras pero con lo que ya no tienes nada en común.

Total que le pregunto por la desgraciada de dos pesos, y me sale con su "Ah, ¿qué crees? Que ya estamos saliendo otra vez? No sé qué cara habré hecho, que me dice "Sí, ya sé, qué loco ¿verdad?" Noooo weeeey, si regresar con la vieja que te sacó el corazón con una cuchara y le bailó encima con tacones, para después regresártelo escupido y en la bolsita de su torta de chorizo es lo más sano que puedes hacer.

Otra amiga, el viernes llegó tarde al trabajo porque un día antes el novio le marco ebrio (¿qué tipo de persona hace eso?) para reclamarle que le recorta las orillitas al pan, así que la solución OBVIA fue ir a su casa a las 6 de la mañana para terminar la discusión. Acabaron más peleados todavía (inexplicable, si su relación es tan constructiva), y ayer ya eran otra vez pareja de comercial de medicina para la tos.

Eso aunado a mi fin de semana pasado en que cual policía de centro comercial vigilé a mi amiga bride to be para que no se fuera a resbalar encima de mi amigo mujeriego.

No sé qué fuerza malévola te impulsa a mantenerte cerca de las cosas que te perturban y juegan con tu cabeza a esos niveles. Tampoco me voy a poner a averiguarlo. Y es que aun cuando me gusta y procuro que la gente que quiero esté bien, al final no es mi problema.

Supongo que cada quien hace las pases a nivel relación como puede. No es que yo sea algún tipo de ejemplo, en todo caso, salvo contadas excepciones, no me importa (aun no decido si esto último es bueno o malo).

Por cierto, mi vibrador se rompió. Mi cumpleaños es en mayo, pero se aceptan regalos por adelantado.

8 comentarios:

Diego יַעֲקֹב dijo...

Esa es nuestra naturaleza, no dejamos de cometer errores de manera sistematica, al final somos solo humanos.
Saludos, Diego

La.Angie dijo...

yo quise ser amiga de mi ex. y valio madre!.. besaba bien rico!.. y termine apañandomelo cada que queria!....hoy..hoy estamos en stadn by!

Barbon dijo...

Suele pasar eso de mantenerse cerca de las cosas y/o personas que te vuelven loco, porque? supongo que hacen la vida menos aburrida; en cuanto a tu vibrador, se rompio o se descompuso?? mera curiosidad...

..·: Anita :·.. dijo...

La amistad con un ex nunca es puramente amistad, la cercanía con él nunca deja de modificar tus pensamientos, el tenerlo a tu lado siempre influye en ti. Un abrazo desde mi luna de acuarela.

Pandora! dijo...

es un hecho comprobable que a los hombres les gusta que se les trate mal, ve a tu ex. Creo que el encontró tambien a su sadista particular. Que mala onda por tu vibrador, corre a tu tienda más cercana por la próxima víctima.

Lorena Ceballos dijo...

chale... yo mejor salí huyendo de una relación así medio loca,,, pero parece que un año después insiste en perseguirme... cuando tiene que pasar para ser libre!?

Dendrita dijo...

Me pasó algo similar con un ex: me sacó de onda que se iba a casar, después de que nosotros habíamos tenido una historia de más de 5 años...pero ¡zaz! también lo botaron a unas semanas de que iba a casarse. Saludos!

Sivoli dijo...

Por alguna extraña razón algunas viejas viven fascinadas por el conflicto.

Será gracias a que Telerisa y TVcaca sugieren que la vida es una telenovela?

Que asco.