domingo, diciembre 13, 2009

:)

Después de todas las relaciones que he tenido - las buenas, las malas, las peores, las suicidas, las abusivas, las idealizadas, las divertidas - y de todos los hombres que han pasado por mi cuerpo, por mis años y mi vida, he aprendido equis cantidad de cosas, lo que quiero, lo que no, lo que puedo tolerar, en lo que puedo ceder, con todo el rango intermedio de etecés.

Y de todo eso, lo más importante es esto: saber cuándo es el momento para dejar ir.

Sin un minuto de tiempo extra innecesario.

Sin un solo "Que tal si" posterior.

So sad, don't you think love?

14 comentarios:

Alegría Buendía dijo...

Lo que más chinga es el que tal si...

Y es lo más díficil de aprender y de llevar a cabo en práctica.

Héctor dijo...

Dice Sabina: Este adiós no maquilla un hasta luego.

La.Angie dijo...

que sabia nena!!..
y si.. es tan cierto!

Lumediana dijo...

Me gusta la brevedad de tu texto, porque tiene una gran profundidad.
Lumediana

Beau. dijo...

Eso se llama madurar!! felicidades!! lo mas seguro es que tu proxima relación tengas muy muy claro que si quieres!!. Besos!!

Palm dijo...

No quiero ni siquiera pensar en el que tal si.

por eso no dejo ir.

BuenasChambas dijo...

como todo en la vida, la experiencia no se compra en ningún lado

PurpleK dijo...

Muy cierto. Sin un sólo "que tal si" esa es la clave, porque si empiezas a pensar ya valió todo.

Man dijo...

Hasta hoy, hasta ayer, no aprendí nada regalando a cualquiera mi corazón.
En este momento, las llaves de mi casa, auto y casillero las resguardo de todos.
Sólo mi corazón esta de oferta.

Ave Fenice dijo...

definitivamente es lo mas importante: saber cuando.

Man dijo...

Ave Fenice

¿Saber cuándo se puede dar el corazón?
¿Acaso somos dioses o adivinos?
¿Existe ese intersticio?
¿Has oído ese testimonio?

El corazón es renegado y este mismo se devalúa haciendo que la mente deslumbre la visión; que el tacto falsifique lo soñado; que endechemos en tiempos de risa.

Sabemos que vendrá mal tiempo por las señales del cielo, también sabemos que vendrá a noche, sabemos tanto pues no hay nada nuevo bajo el sol.

Sólo el corazón se renueva día a día en sus conflictos.

: )

Ricardo Arce dijo...

o por un post si acaso

Ana Paola . dijo...

Maga: quiero ser como tú.

Gabrielle Dupré dijo...

Maga, en estos moementos reflexivos (si, carajo! sigo en ellos!) me hace bie leerte.