martes, marzo 23, 2010

Heartbox

Les decía que tuve un domingo sumamente reflexivo.

Saben que odio los domingos infinitamente (aun quitando esa cuestión tan incómoda de que al otro día es lunes, y no porque trabaje, sino porque despertarse temprano es otra de esas cosas con las que comienzo a pensar que nunca estaré en paz).

Pero este domingo lo disfruté.

Los tres últimos meses a nivel emocional han sido desgastantes. Tenía años sin sentirme tan genuinamente triste. Y tenía más sin extrañar genuinamente a alguien.

Me cambié de casa, y con cada cosa mala que me pasaba me daban ganas de marcarle. El día que llegué y me quedé sin llaves afuera de mi casa, el día que choqué, el día que se me ponchó una llanta, el primer día que fui al trabajo y me perdí durante cuarenta minutos en un radio de diez cuadras. Cuando todo eso me pasó, quise contárselo.

Pero no.

Y sí, así de patético.

La verdad es esta: Comencé a pensar con el estómago y las cosas se me salieron de control. Me sentí tan pinche lista que perdí el piso y con eso las riendas de la situación.

Me enojé... y el que se enoja pierde.

Después de rasparme las rodillas y partirme la cara sin meter ni las manos, tuve mis cinco minutos de claridad.

Alguna vez le dije que él era de esos hombres a los que no les puede perdonar nada, porque perdonarles una significa perdonarles todas las demás. Sabe que tengo razón.

Decidí no forzar la situación, y es que sabesunacosadoygraciasalcielo Ya sabemos que el traje de mártir no me va; siempre me supe las reglas del juego, que esa relación me iba a joder la vida, y que iba a adorar con todo el cuerpo cada centímetro de su espalda.

Y que eso de que me cuenten la vida nada más no se hizo para mi.

Supongo que al final tuve mi cuento con final, de esos infinitamente tristes que tantas veces me contó otro hombre que quise.

La verdad sea dicha, no salí ni la mitad de raspada de lo que pude haber salido, ja.

19 comentarios:

Alegría Buendía dijo...

Somos dos. Igual,clavada de uno de esos al que no se les puede perdonar una colorada sin llevarse mil descoloridas después ( lo sé, así no va el dicho pero bueeee) aunque los raspones tardaron en sanar nomás fueron superficiales...

y pooos, ahí me sobraron unas curitas y media botella de tequila.. ¿q dices? psss nos la echamos! o no?

Yipie dijo...

Los domingos... pésimo día. Tan malo es que prefiero empeorarlos trabajando en las tardes. Pero eso sí, el sábado ni me lo toquen! Días malos (o meses malos) solo pueden indicar que ya vienen las cosas buenas. Y como ud. comenta... no salío ni la mitad de raspada de lo que pudo ser. ¡Ánimo! buen post.

La Diabla dijo...

snif...
asi mero me paso...que te paan y te pasan cosas que nomas quieres contarselas a "el" por que piensas que solo "el" puede y sabe entender... snif... que jodido me cae jejeje

Barbon dijo...

Vaya, hasta que apareces, que bueno tenerte de vuelta (por asi decirlo) ya me hacia falta uno de estos posts azotados pintados de no me importa, pero que mas da si ya sabemos que las palmaditas en la espalda no son lo tuyo, no dejes de escribir y ni modo c'est la vie...

Paula dijo...

Exactamente igual... enamorada de alguien a quien no debo volver a buscar por que esta felizmente con la mujer de su vida, mientras yo solo fui esa a quien intento querer pero que solo servi para atreverse a bucarla a ella...

Sin embargo tampoco me siento tan raspada =)

PurpleK dijo...

uuuy ese sentimiento se siente de la chingadaaaaaaaaa!!! Ahora, tengo la fortuna de no estar en esa situación, pero alguna vez estuve ahí y se siente de la chingada!!! Es más, todavía recuerdo aquella vez que choqué... no me contuve... y le marqué... stupid me...

laotravoz dijo...

poco a poco se me van quitándo las ganas de hablarle para todo. Espero que se quiten totalmente pronto. Pero sí se siente de la chingada, y mucho más cuando sabes que para él la vida siguió como si nada.

YoSabina dijo...

A mi me gusta pensar que él me extraña un putamadral y no soy solo yo la que sufro a lo pendejo, digo... por un pendejo.

YoSabina

Barbon dijo...

Si, lo menos doloroso para el ego es pensar eso, pero todos sabemos que lo mas probable es que el/ella se la esten pasando re-bien, hay que vivir con eso...

Dulcinea εϊз dijo...

Creo que sucumbiste a la tentación verdad? Yo lo sé que sí. Es difícil decir no.
Bueno, también han sido mis peores meses y también creo que andamos por las mismas. Pero sabes? Yo no tengo fuerza de voluntad.

Pinkrobot dijo...

La verdad nunca he estado en esa situación, he tenido la fortuna de siempre poder hablarle al dueño de mi espalda favorita, a veces no es cuestión de no querer vivir de cuentos, sino de suerte :)

Geisha dijo...

por fin volvisteee!

daian dijo...

yo no te voy a decir que estoy igual que tu (aunque lo este)... porque lo unico que quiero decirte es que a veces siento que ni siquiera yo mejor que tu puede describir lo que siento... "ese hombre me gusta tanto para que me joda la vida que creo que me voy a enfermar" citandote... y si me voy a enfermar... lo extraño y lo extrañare por dias y dias hasta que regrese... con todo su cuerpo y esos besos...
lo raro es que no estoy tan triste como pensaba... todavia me pregunto si sera normal...

y si de finales hablamos creo que al mio todavia le quiero poner unos cuantos puntos suspensivos ...


bienvenida!
ojala que con todas sus connotaciones ...

patospunk dijo...

Extrañaba los posts. No estaría mal que pasaras más seguido a publicar algo. xD

patospunk dijo...

Extrañaba los posts. No estaría mal que pasaras más seguido a publicar algo. xD

Ale dijo...

Aunque reconocemos el momento en el que debemos alejarnos, tomar la decision cuesta trabajo y mucho mas asumir las consecuencias... echele ganas! que al fin y al cabo,ni la primera ni la ultima!!!

Que bueno es saberte de vuelta

daphne dijo...

por cierto estàn muy buenos los cuentos, aquì algo que podrìa servirte para todo esto:

TIERRA INFERNO – AOS, edición artesanal traducida al castellano.

TIERRA INFERNO es la primera obra de Austin Osman Spare, publicada
cuando el mago y pintor apenas cumplía los 18 en 1906. Era un personaje tan siniestro que aterrorizaba incluso al propio Crowley.

tiene mucho por enseñarnos. podeis ver fotos en http://charlatan.entodaspartes.net/

salud!

Pancake dijo...

Yo tuve una situación similar... varias. Eso de vivir fuera de casa y toda la mierda que viene tras eso no ayuda a que no te de por tomar el teléfono y marcar el único número que te sabes by heart.

Nada bueno vino de eso. Absolutamente nada.

LuMmo dijo...

Me caes bien cuando te flagelas. Es divertido. Nomás no me latió la autocomplacencia de la última frasecita. Jo! Saludo.