martes, octubre 25, 2005

Exceso de equipaje

Me molesta sobremanera que lleguen a ocupar mi cabeza cuando tengo tanto que hacer.
La tesis, lo de Juicio de Amparo, etcétera, etcétera, etcétera (siempre me he preguntado el porqué se ponen tres etc's)
Lo malo de que llegue alguien a ocupar mi cabeza es que no me deja pensar, ya que en cuanto intento comenzar, inmediatamente me vienen imágenes a la mente de sus orejas, ecos de su voz, la sombra de sus vellos, y el escalofrío en mi espalda cuando pienso en la curva de sus rodillas.
Es realmente desesperante no poder sacarte a alguien de la cabeza. Un día, hace unos años, andaba yo dando vueltas en la feria y de repente ladié mi cabeza hacia la derecha y empecé a pegarle con la palma de mi mano al lado izquierdo de mi misma cabeza (no suelo cambiar cabezas cuando estoy en público), a ver si así conseguía que el individuo ese desalojara, al menos por un rato, para dejarme descansar, para dejarme respirar otra cosa que no fuera el hueco de su codo o su saliva en mis cejas. No lo intenten, es inútil.
Que alguien se atreva a decirme que no te deja exhausto cargar a alguien más en la cabeza... y cuando eso se convierte en días, en meses, en años... no no no, ni yendo a bailar a Chalma como diría mi abuelita.
Menos mal que me cortaron el jueves el cabello.

2 comentarios:

Jean Dediba dijo...

… ¡Y cuando cargas a mas de una? Sean conscientes

Queremos per poco percápita dejas te carguen mas la cabeza

Solución: si te dicen si todo se aligera.

LaMaga dijo...

Cargar más d' una ya es una mentada, en una d' esas t' olvidas hasta d' respirar.