domingo, diciembre 07, 2008

Boy don't try to front I I

Tengo un amigo adorado con el salgo mucho y al que la última canción de Britney le queda tan pero taaaaan ad hoc. Nos hicimos amigos como deben iniciar todas las verdaderas amistades: por interés (él quería con mi amiga, yo quería con su amigo, y fueron tan malévolas nuestras intenciones que aunque cada quien obtuvo lo que quiso, al final la verdad nos salió espectacularmente mal el numerito).

Es de esos hombres que son guapos sin serlo demasiado pero cruzas dos palabras con él y te embobas (además está buenísimo). Para mi es inofensivo, ya nos medimos tan bien que sabemos que ninguno de los dos saldría bien librado.

Los malditos me gustan tanto que cuando ya no los puedo tener como pasatiempo me los quedo como amigos. Sobra decir que me ha ayudado a sobrevivir estas últimas dos semanas en que las fuerzas superiores seguro se han divertido horrores conmigo.

Para empezar, nada más por no dejar intenté tirarme al niño bueno, y digo intenté porque fue ergonómicamente imposible. En serio. De por si no estaba convencida, y luego me encuentro con que sus dimensiones generales no cuadran en lo absoluto con sus dimensiones... am, particulares. Dos palabas: Fracaso absoluto.

Estoy pensando seriamente en cambiar mi número telefónico. Aunque en mi experiencia, siempre funciona mejor actuar como si nada hubiera pasado, no darle la menor importancia y eventualmente deja de tenerla. Y si yo estuviera en su posición no lo contaría, definitivamente. Eso me enseñará a no desobedecer a mi cuerpo y su brújula moral que es infalible.

La otra moraleja podría ser que no hay hombre perfecto, there's always a trick. Si, yo sé que no estoy diciendo nada que no sepan ya.

Después el hombre atormentado me salió con otras de sus novedades. Ya hasta me cae bien, con todo y que estoy convencida de que me quiere volver loca fomentando mi obsesión por él hasta que me enferme. Según él, en siete meses me va a decir la verdad del por qué las cosas fueron como fueron. Eso me dijo, se los juro (tengo una pinche suerte para que me quieran dar explicaciones sin que las pida). ¿Ven cómo me quiere volver loca? Total que al final me salió peor dejarlo en paz, hombres ¬¬. Diez monedas de oro a que está embarazada, pero por supuesto, sería tan novelesco que sería perfecto. Es más, casi deseo que sea eso para agregar esa historia a mi lista de favoritas de todos los tiempos.

O igual nada más quiere que me enferme, jaja.

10 comentarios:

Lenna dijo...

Hay si mi debilidad también son los hombres rudous, aunque luego es pura facha...

Por lo de los 7 meses bah se me hace que va a salir con algo no tan chido....

Pero quien sabe... La vida es una tombola-to-to-tombola...

Lorena Ceballos dijo...

No psss si! a mi se me hace que hasta nombre va a tener la explicación, y biberón y ropita y pañales y una madre integrada!

Los mejores amigos! los hombres! y si son malos! mejor!

Gade Herrera Galicia dijo...

Ja, siete meses.. chale, mejor que no diga nada y ya... total.

Gade Herrera Galicia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gade Herrera Galicia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kuruni dijo...

"en siete meses te voy a contar" ahhh que weba. Que te cuente sino que se espere sus siete meses pera que haga el ridículo. Y tu teoría no suena taaan descabellada. ¿que otra cosa tiene 7-9 meses de espera?

Me cae bien como escribes. Le envidio la objetividad. :)

cuando nadie ve dijo...

Definitivamente los hombres han sido mi talón de aquiles (pinche talón). Es una relación amor-odio entre ellos y yo, imposible de dejar jajaja.
Mis peores lágrimas, berrinches, corajes han sido x ellos, pero en fin... todavía me quiero enamorar jajaja

Pandora! dijo...

Sin duda mis mejores amigos son hombres, lo mejor: patanes. No entiendo porqué esa afinidad con ellos pero gracias a ellos he aprendido bastante

salaverga dijo...

JITA

No le hagas caso al webo

salaverga dijo...

Matame con una patada porfa


JITA