viernes, enero 06, 2006

¡¡¡ Llegaron los Reyes !!!

La Navidad, Año Nuevo, 5 y 14 de Febrero, 1 de Mayo, Batalla de Puebla, Día de Muertos, y todos los demás días en que los juzgados están cerrados (de conformidad con la LOPJF) me valen madre, pero la madrugada del 6 de enero es otra cosa, porque si te portaste bien, los tres Reyes Magos te traen toooooooooodo lo que les hayas pedido.

Recuerdo mi infancia y pienso "no manches, ser niño rulea" Me acuerdo de mi mamá jugando a la comidita con nosotras, de mi tía Alicia cuando me tramitó mi primera credencial de biblioteca y que el primer libro que sacamos era el del pueblo azul y el pueblo verde, de mi abuelito Gonzalo llevándonos a la feria (antes de que remodelaran Chapultepec), de los viernes en que alcanzábamos a mi papá a la salida de la oficina e íbamos todas arregladitas en el taxi y cruzábamos la calle para comprar paletas de chocokrispis en El Almendro de Polanco, y de ahí nos llevaban al cine o a comer banderillas a Beefan's; también recuerdo los domingos con todos mis primos y el stop y las escondidillas y las Barbies que se casaban con los J.I. Joe's y nuestra invasión al pasillo y las excursiones a la azotea...

Pero nada se compara con el 6 de enero, yo les puedo decir que creí en los Reyes Magos hasta los 12 años (es neta, antes de que me pregunten si no me hacía más bien como que no creía) Ni mi hermana ni yo podíamos dormir de la emoción, es que no mames! los Reyes te podían traer lo que salía del presupuesto de tus papás... de las cosas que más recuerdo, y que los Reyes recuerdan que pedí están: Olita Sirenita, Shower Baby de Ensueño, Una resbaladilla, el Yate de Barbie, el Ferrari de Barbie... la Mansión de Barbie!!! No no no, eso fue otro nivel: estilo neoclásico y todo servía, el baño, la licuadora, la chimenea, las luces, el timbre. Además mis Reyes eran super buena onda, porque además de las tres cosas a las que tenías derecho, te traían también un montón de dulces extra y ropa de Barbie y un montón más de juguetes que sabían que querías pero que ya no pedías porque excedías el monto establecido. Ahora en retro me doy cuenta de que los Reyes en esa época no estaban para semejantes gastos, y aun así no puedo recordar una sola vez en que no nos hayan traído lo que les pedimos (mi hermana también se las gastaba, no crean que no, entre legos, columpios, consolas electrónicas y esas casitas tamaño natural con apariencia de troncos también les daba un buen sablazo a los Reyes).

Muchas veces escucho a la gente decir que ellos no van a hacerles creer a sus hijos que existe Santa Claus, los Reyes o el Niño Dios, que porque eso es engañarlos y que cuando uno lo descubre no perdona la mentira. Voy a diferir, no cambio esas madrugadas mágicas por nada, absolutamente por nada, porque eso son los Reyes y los abuelitos: la magia y el polvito de estrellas de tu infancia.

El día que yo tenga a mis hijos por supuesto que vendrán los Reyes hasta que algún compañerito de la escuela les arruine la fantasía (ese maldito infante por supuesto que arderá en el infierno), y sabrán que su abuelito Gonzalo era mágico y los amaba, y dejaré que mis papás los consientan hasta los extremos y les llenen la panza de golosinas, porque antes de que el mundo los abofetee con una buena dosis de realidad, quiero que como yo tengan un colchoncito de buenos recuerdos en el cual rebotar.

6 comentarios:

Hlecuanda dijo...

Un colchoncito de buenos recuerdos para rebotar de la abofeteada de la realidad de la vida..

Eso deberia ser una frase celebre...

Lord Maese Darth Chelerious dijo...

de acuerdo...excelente frase. mis hijos (si llego a tener) también van a tener estas ilusiones

Anónimo dijo...

No manches si es usted adorable, prometo despues de leer esto no comer mas galletas.

¿Cuanto vale la ilusion de un niño? ja pocas cosas deben valer lo mismo

CésarTzu

Gerson "Tlalocman" Obrajero dijo...

hijole, me hiciste que se me saliera una lagrimilla por ahi :'( ... mis días de reyes también ruleaban.

Odio a esa vieja que me jodió la ilusión, seguramente seguirá igual de solterona que entonces jejejejejeje.

Ojalá que tanto en mi casa como en la de mis jefes lleguén los Reyes, con el mismo o más amor con el que tuvimos.

Creo que esta tradición no nos ha vuelto tan amargados a pesar del mundo en el que vivimos actualmente. Todavía podemos creer... :)

Saludos y chido post.

Anónimo dijo...

pues no, no quiero decir nada de los reyes que a mi casa nunca llegaron, eh! aqui era don NIÑO DIOS, jajaja, pero bueno, tampoco voy a hablar de regalos, lo unico es que quería hacer notar lo bonito que está el header de este blog, está super super trendy, aunque no esté bien centrado, jajajaja, es trendy y como no hay espacio para admirar los headers trendys no me quedó más que aquí, jajaja
atentamente
trendisistamente anónimo

LaMaga dijo...

Es que es neta, a poco no es padrísimo acordarse de los Reyes (o su equivalente)?

Seguro que van a ser lindos y guapos papás... eventually of course... o bueno, no sé si ya tengan un bb por ahí... bueno, mejor me callo antes de seguirla regando... pero uds. saben que los quiero vea?

Y trendisistamente anónimo, o sea, no me pudiste esperar a que hiciera un post al respecto! Me presionas me presionas! jajaja bueno pero te la paso porque sabes que eres la razón de mi vida elevada a la muddymilpotencia (eso y que sí me gustó mucho el header jajaja)